Cursos de especialización

Nuevas competencias para el mantenimiento de vehículos híbridos y eléctricos

El nuevo reto de la movilidad no está, solamente, en la transición ecológica con nuevas tecnologías; el principal reto para las empresas es disponer de personal cualificado que pueda gestionar el mantenimiento de los nuevos vehículos híbridos y eléctricos, desde la gestión de los sistemas de almacenamiento de energía hasta el software de abordo, sin olvidar el ecosistema de economía circular.

Actualmente, la movilidad se enfrenta a una serie de retos que hacen necesaria una introducción para comprender a qué nos enfrentamos (teniendo en cuenta los conflictos y crisis de las materias primas). Se plantean dos escenarios concurrentes: el normativo, impulsado con gran celeridad por la Unión Europea, y la gestión de la cadena del valor de los nuevos sistemas de movilidad.

La Unión Europea se ha marcado como objetivo lograr la neutralidad climática por medio de una transición tecnológica hasta 2050, como fecha límite, con una reducción de medidas de efecto invernadero del 90%. Para cumplir estos objetivos, la EU ha presentado el paquete de medidas “Objetivo 55”, que están en desarrollo. Además, recientemente, el Parlamento Europeo ha votado a favor de prohibir la venta de vehículos híbridos y Diesel en 2035.

Desde el punto de vista de la cadena de valor del nuevo enfoque de la industria de la movilidad, nos encontramos con diversos procesos de fabricación: baterías y pilas de hidrógeno, componentes de vehículos eléctricos, componentes de vehículos inteligentes, sistemas de conectividad y software de gestión, fabricantes y OEMs en una cadena primaria de valor. Sin embargo, hemos de tener en cuenta que existen otras cadenas de valor vinculadas a la movilidad como puede ser los ecosistemas de economía circular relacionados con los procesos de reciclaje, de gestión de mantenimiento y gestión de fallos o de transporte de componentes como, por ejemplo, baterías.

Además, nos encontramos con un nuevo reto: la gran demanda de profesionales cualificados en todos los sectores, especialmente, en el sector de la movilidad híbrida y eléctrica, que por las proyecciones actuales se acentuará en los dos próximos años.

Por ello, es necesario el disponer de personas formadas en el mantenimiento de vehículos híbridos y eléctricos que dispongan de competencias para realizar las operaciones de mantenimiento, reparación y, en su caso, en los Centros Autorizados de Tratamiento CATs, ITV, etc. Consciente el legislador de la necesidad de formar a personas con capacidad y competencia, publica el Real Decreto 281/2021, de 20 de abril, por el que se establece el Curso de especialización en Mantenimiento de vehículos híbridos y eléctricos y se fijan los aspectos básicos del currículo. Igualmente, el Real Decreto 109/2022, de 8 de febrero, por el que se establece el curso de especialización en Mantenimiento y seguridad en sistemas de vehículos híbridos y eléctricos, en el que se fijan los aspectos básicos del currículo.

El Real Decreto 281/2021 otorga, a quienes tengan la titulación, la competencia general para realizar operaciones de mantenimiento, montaje de elementos y conjuntos, localización de averías, reparación, verificación y ajuste, en vehículos con sistemas de propulsión híbridos y eléctricos, siguiendo especificaciones técnicas de seguridad y de protección ambiental, cumpliendo la normativa vigente.  El Real Decreto 109/2022 otorga, a quienes tengan la titulación, la competencia general, consistente en organizar, planificar y diagnosticar averías, y supervisar la ejecución de las operaciones de mantenimiento y su logística en el área de vehículos híbridos y eléctricos, garantizando el cumplimiento de las especificaciones técnicas de seguridad y de protección medioambiental, establecidas en la normativa vigente.

Estas competencias, con anterioridad a dicho Real Decreto, estaban determinadas por el Real Decreto 842/2002, de 2 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento electrotécnico para baja tensión. En el citado reglamento, en la ITC-BT-01, define como PERSONA CUALIFICADA a “aquella persona que teniendo conocimientos técnicos o experiencia suficiente puede evitar los peligros que pueda presentar la electricidad”. La cuestión es qué se entiende hoy desde el punto de vista jurídico por “tener conocimientos técnicos o experiencia suficiente“.   

Sin embargo, en 2001 se aprobó el Real Decreto 614/2001, de 8 de junio, sobre disposiciones mínimas para la protección de la salud y seguridad de los trabajadores frente al riesgo eléctrico, norma reglamentaria derivada del desarrollo de la Ley 31/1995 de prevención de riesgos laborales. En esta norma, en el Anexo 1, apartado 14, dice que “el trabajador cualificado, es el trabajador autorizado que posee conocimientos especializados en materia de   instalaciones eléctricas, debido a su formación acreditada, profesional o universitaria, o a su experiencia certificada de dos o más años”.  

La cuestión que se plantea con el mantenimiento de vehículos híbridos y eléctricos es que antes de los RD 281/2021 y RD 109/2022 no existía la competencia general para el mantenimiento de dichos vehículos en ninguna titulación distinta a la de ingeniero. Sin embargo, tras la nueva normativa, la competencia general es la que determina si una persona está cualificada para la realización de los trabajos de mantenimiento de estos vehículos, la cual se adquiere con la nueva titulación de los citados cursos de especialización. 

Sin embargo, todo se complica con la publicación en el Boletín Oficial de la Unión Europea (DOCE) de una norma que determina que las baterías por encima de 60V en corriente continúa son de alta tensión, lo cual agrava la normativa de seguridad y de capacitación, requiriendo que las personas que realicen las tareas de gestión o mantenimiento de dichas baterías han de tener una formación con competencia suficiente, además de la formación específica de su empresa.

Es por ello por lo que las personas que han de realizar el mantenimiento de dichos vehículos híbridos y eléctricos han de tener la cualificación general del curso de especialización en mantenimiento de vehículos híbridos y eléctricos, que se certifica con el correspondiente título oficial de FP. Y, lógicamente, cuando se realice una evaluación de riesgos laborales, se ha de verificar el cumplimiento del requisito de cualificación de las personas que realizan dichos trabajos, en el momento en el que se evalúen los riesgos y las características personales y de formación de los trabajadores.

En esta visión general que se plantea en este artículo, sin embargo, habría que hacer un análisis más detallado de los distintos componentes de los vehículos híbridos y eléctricos. En concreto, es necesario el análisis de los procesos de gestión de baterías, las cuales están sujetas a restricciones en cuanto a su transporte, sustitución y mantenimiento; y, por último, su gestión al final de su vida útil. Sin olvidarnos, en ningún caso, del resto de componentes o sistemas de seguridad y encriptado del software de gestión de abordo; cuestión que planteo para un nuevo artículo.

Formación continua de Centro Zaragoza

Por otra parte, existen distintos colectivos de profesionales en activo que necesitan actualizar sus conocimientos en materia de vehículos eléctricos e híbridos. Se trata de gestores y técnicos de entidades aseguradoras, peritos de automóviles, formadores de seguridad vial, técnicos y comerciales de automoción, profesores de FP de la familia de “mantenimiento de vehículos autopropulsados” y, en general, personas interesadas en conocer las nuevas tecnologías en automoción.

La creciente difusión de vehículos híbridos y eléctricos en el mercado hace necesaria una importante actualización de conocimientos que tengan en cuenta las características particulares de este tipo de vehículos y de su manipulación, ya que, entre otros componentes, disponen de un sistema y una batería de alta tensión, dos circunstancias que generan unos riesgos específicos que no existían en los vehículos convencionales con motor de combustión.

En el campo de los nuevos sistemas de propulsión, Centro Zaragoza lleva años trabajando en todos los aspectos que afectan tanto a los talleres, en cuanto a reparabilidad de este tipo de vehículos y a la seguridad en la manipulación de los mismos; como a las aseguradoras, en aquellos aspectos relacionados con el cálculo de su valor venal, como puede ser la depreciación de las baterías.

Estos aspectos forman parte de la transformación imparable de la tecnología, que hacen necesario el trabajo de centros tecnológicos como Centro Zaragoza, para avanzar en el conocimiento de todos los aspectos relacionados con el automóvil a través de la investigación y la innovación.

CZ imparte formación continua a los profesionales que necesitan actualizar sus conocimientos en materia de VEH.

Centro Zaragoza ha puesto de manifiesto su capacidad investigadora para hacer frente a los nuevos retos, creando hace ya más de 5 años, un departamento específico que nos ha permitido ser pioneros en adquirir el conocimiento en esta materia y divulgarlo a través de acciones formativas, como son:

Pero nuestra investigación avanza y, en consecuencia, seguimos trabajando para completar la actual formación de los profesionales con nuevos cursos avanzados que aporten al sector de la automoción el conocimiento necesario para poder adaptarse a los nuevos retos, generando una cadena de valor, que les permita mantener la máxima profesionalidad, competitividad y orientación al cliente en su actividad diaria.

Esta formación continua completa a la correspondiente al título oficial de FP de especialización en mantenimiento de vehículos híbridos y eléctricos, mencionada al principio del artículo, lo que supone una excelente oportunidad para todo el sector que realice tareas con este tipo de vehículos, teniendo todos ellos una opción formativa que les garantiza el conocimiento para desarrollar sus competencias de manera segura.

Deja una respuesta