Proteger al vulnerable

El reto de la nueva movilidad urbana

(Autor: Marta Monreal, jefa de servicio de seguridad vial en Jefatura provincial de Tráfico de Zaragoza)

Anualmente, en el mundo fallecen más de 1,35 millones de personas y decenas de millones resultan lesionadas o sufren discapacidad como consecuencia de las lesiones provocadas por siniestros de tráfico. Más de la mitad de las muertes corresponden a peatones, ciclistas y motociclistas, los llamados “usuarios vulnerables de la vía pública” cuya presencia es mayor en los países en vías de desarrollo.

La Resolución 74/299 de Naciones Unidas proclamó el período 2021-2030 “Segundo Decenio de Acción para la Seguridad Vial” con el objetivo de reducir las muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico por lo menos en un 50 % de 2021 a 2030, alentando a los Estados Miembros a abordar la cuestión de la seguridad de los usuarios vulnerables y prestar especial atención a sus necesidades.

En la Unión Europea, la proporción de muertes en siniestros de tráfico de los usuarios vulnerables de la vía pública se está incrementando y preocupa especialmente el número de víctimas mortales y de lesiones graves entre peatones y ciclistas. El Parlamento Europeo  alude a la urgencia de abordar la seguridad de este colectivo. Solo en el año 2018 fallecieron en la Unión Europea 5.180 peatones lo que representa el 21% del total de fallecimientos como consecuencia de un siniestro vial, y en el 99% de los supuestos el tipo de accidente fue colisión con vehículo a motor (83% en el caso de los ciclistas). El 70% de éstos ocurrieron en ámbito urbano. España no es ajena a este crecimiento: en 2019 en España fallecieron 1.755 personas en accidentes de tráfico y los usuarios vulnerables representaron por primera vez más de la mitad de las víctimas mortales (381 peatones fallecidos; 80 ciclistas; 466 motoristas). Todos los vulnerables muestran una participación creciente: las motocicletas, que en 2010 representaban el 20% de los fallecidos y heridos hospitalizados, y representaron un 30% en 2019 (y 1 de cada 4 víctimas mortales), los peatones, pasaron del 17% en 2010 al 20% en 2019, y las bicicletas, del 4% en 2010 al 7% en 2019. En zona urbana la presencia de los usuarios vulnerables alcanzó al 82% de las personas fallecidas.

La Estrategia de Seguridad Vial 2030 en España, alineada con las propuestas de la Organización de las Naciones Unidas y la Comisión Europea, y presentada por el Ministro del Interior el pasado 9 de junio, nace con el objetivo de reducir, no solo el número de personas fallecidas en un 50%, sino también el número de personas gravemente heridas. Por ello, una de las batallas más importantes contra los siniestros viales se va a librar en los próximos años en las ciudades,  que acogerán por otra parte al 68% de la población mundial en 2050 y donde la reducción de la siniestralidad no ha alcanzado las cotas registradas en ámbito interurbano (reducción superior al 70% en España desde 2003 a la actualidad).

Más de la mitad de las muertes por siniestros de tráfico corresponden a peatones, ciclistas y motocicletas, los llamados “usuarios vulnerables de la vía pública” cuya presencia es mayor en los países en vías de desarrollo.

 “Ciudades Seguras” es una de las 9 áreas estratégicas incluidas en la citada Estrategia para dar respuesta a los desafíos de seguridad vial para el próximo decenio, potenciando un diseño viario seguro, gestión integral de la velocidad, accesibilidad universal, integración de la seguridad vial en otras políticas municipales, potenciación de conectividad y digitalización para una movilidad segura entre otras medias, todas ellas colocando a las personas en el centro del transporte y movilidad con independencia del medio que utilicen para desplazarse y teniendo en consideración las diferentes capacidades de las personas según su situación.

Autor: Gregorio Díez Orera

Pero….¿quiénes son más vulnerables en ámbito urbano?

Por ejemplo, en Aragón en ámbito urbano en 2019 más de dos terceras partes del total de heridos hospitalizados fueron peatones y motoristas y en lo que llevamos de 2022 los heridos hospitalizados usuarios de VMP ya superan en número a los ciclistas heridos hospitalizados. Aunque si hablamos de fallecidos, son los peatones los protagonistas. Y hablando de peatones, atención especial merecen las personas mayores: en España en el año 2019, datos consolidados, el 70% de los peatones fallecidos en ámbito urbano tenía 65 años o más y eso teniendo en consideración que solo suponen el 19% de la población, si bien las previsiones indican, que en 2050, 1 de cada 3 españoles tendrá 65 años o más.   

Seguridad vial en la nueva movilidad urbana o cómo hacer para que caminar, ir en bicicleta o en VMP sean seguros

En el escenario de la nueva movilidad urbana, con el desafío ambiental en el horizonte, se han ido incorporando nuevos ingredientes que empujan hacia modelos más sostenibles de ciudad y han irrumpido en la vía nuevas formas de movilidad más respetuosas con el planeta pero que suscitan a su vez serias inquietudes en lo que al uso seguro en el tráfico se refiere.

La expansión del reparto a domicilio y la disminución en el uso del transporte público (el más seguro de todos los medios de transporte) provocado por la pandemia, unido a las preocupantes cifras de siniestralidad vial laboral y unos centros de trabajo ubicados en zonas periurbanas, marcan algunos de los retos a considerar. La velocidad, infraestructura y vehículos seguros son factores clave en la ecuación del sistema. Medidas importantísimas como el calmado del tráfico que se ha implantado en España, el fomento del transporte público, la incorporación de indicadores de rendimiento de seguridad en la infraestructura para vulnerables,  la implantación de infraestructuras seguras para peatones y ciclistas separadas del tráfico motorizado (y entre sí ) y diseñadas para minimizar el riesgo o la aceleración de la presencia en la circulación urbana de vehículos seguros (asistencia de frenado de emergencia con detección de usuarios vulnerables en la vía, ángulos muertos, velocidad inteligente…) son solo algunas de las recomendaciones clave del ETSC  en esta materia.

Solo el uso generalizado del casco en ciclistas y usuarios de VMP podría evitar un gran número de fallecimientos y reducir considerablemente las lesiones tras el siniestro. 

¿Invulnerables?

Aunque los datos están ahí, seguimos cruzando la calzada absortos en el teléfono móvil y nos movemos en patinete eléctrico o bicicleta sin ceder el paso al peatón, sintiéndonos tan seguros como cantaban los Héroes del Silencio en aquella famosa canción de Maldito Duende que “nadie te puede tocar”: invulnerables. Así que habremos de trabajar en la educación, formación y concienciación vial (y la reforma de la LOMLOE constituye aquí un hito). Para situar a las personas en el centro, la movilidad, la seguridad vial y la sostenibilidad habrán de ir de la mano, por lo que habrá que ejercer la responsabilidad compartida entre todas las entidades, administraciones implicadas y sector social, extremando la cooperación. Por lo tanto, será necesario que los PMUS estrechen lazos con las prioridades de seguridad vial en todos los pasos de planificación e implementación como aludía el Director del Observatorio Nacional de Seguridad Vial en la presentación de la Estrategia Nacional de Seguridad Vial 2030 en Zaragoza, garantizando la seguridad de los vulnerables y contemplando las necesidades de movilidad y seguridad de las personas con movilidad reducida y con, especial atención, a los peatones mayores.  Por otro lado, las empresas de movilidad compartida tienen en seguridad vial urbana un papel relevante y deben ofrecer a los usuarios los máximos niveles de seguridad existentes.

Desde la Jefatura Provincial de Tráfico de Zaragoza de acuerdo con las recomendaciones de DGT, las prioridades estratégicas y siguiendo las indicaciones e impulso del Jefe Provincial, en colaboración con el Gobierno de Aragón, el Ayuntamiento de Zaragoza, la Universidad, las asociaciones de víctimas y diversas entidades entre las que destaca Centro Zaragoza, hemos constituido diferentes grupos específicos de trabajo para la protección de motoristas, de las personas mayores en sus desplazamientos así como un grupo de seguridad vial laboral.  Tenemos la previsión de constituir un grupo específico para la protección de vulnerables en ámbito urbano porque todos los esfuerzos que hagamos en este sentido son pocos y porque se trata de proteger, ni más ni menos,  el derecho a la vida que promulga nuestra Carta Magna  como derecho fundamental tal y como nos recordaba la Delegada de Gobierno en Aragón en la mentada presentación de la Estrategia en Aragón.

Deja una respuesta