Inteligencia Artificial en la valoración de daños de autos

El avance que está experimentando el mundo de la Inteligencia Artificial en los últimos años es muy significativo y está generando una auténtica revolución en muchos servicios profesionales donde se están automatizando tareas con un alto grado de confianza que no hubiera sido posible imaginar hace unos años.

(Autor: Pablo Liñares, Director Marketing y Transformación Digital en GT Motive)

El acceso a una cantidad ingente de datos y a capacidad de computación de manera asequible para entrenar los modelos, son las dos principales causas del gran avance de este tipo de tecnologías, que no son novedosas en su concepción, pero si en la efectividad y aplicaciones en casos reales. Una de las áreas en las que la inteligencia artificial está demostrando una gran efectividad y donde ya se utiliza de forma bastante extendida es en el análisis de imágenes y video. Podemos ver numerosas aplicaciones en nuestro día a día, por ejemplo, en el reconocimiento facial en los móviles, en reconocimiento de matrículas en aparcamientos o en los propios vehículos equipados con ADAS en el reconocimiento de objetos (otros vehículos, peatones, etc.) y señales en la carretera.

El mundo de la valoración de daños en siniestros del automóvil no es una excepción y estamos viendo en los últimos años numerosas propuestas innovadoras y disruptivas para tratar de automatizar este proceso, siendo el caso del reconocimiento visual de los daños en el vehículo uno de los casos de uso que presenta un potencial más interesante para su automatización. La premisa es que la IA visual permitirá agilizar los trámites en los que se requieren procesos manuales y la intervención intensiva de un profesional reduciendo los tiempos de gestión significativamente. Esta es todavía una visión futura ya que debemos decir que la tecnología todavía no tiene la madurez necesaria para realizar las inspecciones más complejas de manera efectiva, pero si se pueden ir resolviendo algunos de los casos de uso más sencillos y descargar algo de trabajo a los peritos y demás profesionales en el ámbito de la reparación. Entremos en detalle.

El proceso de la valoración de daños es una tarea técnica con una complejidad importante y desarrollada por profesionales, normalmente peritos, con una formación y experiencia considerables. La inspección visual de los daños en el vehículo es una de las partes de este proceso, en el que se valoran los daños inspeccionando el vehículo presencialmente o bien de manera remota con fotos o video.

A partir de aquí entran en juego una serie de elementos técnicos que posibilitan esta valoración y es donde radica la dificultad para poder llegar a una valoración técnica y económica de los daños y el coste de su reparación. Algunos de los elementos son:

  • Conocimiento acerca de la técnica constructiva del vehículo en general y el despiece específico de cada marca/modelo.
  • Conocimiento de las técnicas de reparación de chapa y pintura, con sus tiempos de mano de obra y materiales asociados.
  • Información precisa del equipamiento de cada vehículo y los recambios necesarios con sus precios.
  • Conocimiento pericial para permitir la evaluación de los daños en el contexto del siniestro.

La dificultad de resolver este problema a través de inteligencia artificial de manera efectiva radica precisamente en esa variedad de conocimientos, la complejidad del vehículo y de las técnicas de reparación, que se sale del problema del reconocimiento visual. A día de hoy, los motores de inteligencia artificial, que han sido entrenados con millones de fotos y sus correspondientes valoraciones, ya son capaces de identificar con una fiabilidad bastante alta los daños en las fotos del vehículo, la complejidad aparece cuando se tiene que aplicar conocimiento para llegar a la valoración correcta, normalmente en base a elementos que no se ven en las fotos, algo bastante normal en siniestros importantes donde es necesario realizar una segunda valoración después del desmontaje de elementos externos de carrocería para valoración de esos daños internos.

En la actualidad ya son varias las compañías que están utilizando inteligencia artificial en sus procesos de contratación, para identificar los posibles daños preexistentes en el momento de suscribir una póliza. Esta tecnología se incorpora en las apps de las compañías o simplemente a través de un link al teléfono móvil del asegurado, que le guía en el proceso de una toma correcta de fotos del vehículo y posteriormente identifica posibles daños que pueden influir en el proceso de contratación y normalmente quedan registrados para posteriores gestiones en caso de siniestro. En este caso la inteligencia artificial está demostrando ser bastante efectiva ya que proporciona una solución inmediata y sin esperas al cliente que está contratando, manteniendo unos niveles adecuados de calidad en sus resultados: informará al cliente en el momento de la toma de fotos que no tienen suficiente calidad o que no se han tomado los ángulos o perspectivas necesarias y en caso de detectar algún daño, lo identificará para su gestión por parte del equipo de contratación.

En el caso de uso de los siniestros, también nos encontramos con algunas situaciones en las que la inteligencia artificial está empezando a demostrar que puede ser un elemento efectivo que mejora la experiencia del cliente. A la hora de realizar una primera evaluación de los daños y proponer una solución para el cliente, la inteligencia artificial puede ayudar a los tramitadores a proponer una solución adecuada en base a la gravedad de los daños, el tipo de vehículo y de la póliza.

Disponiendo de las fotos correctas por parte del asegurado, la inteligencia artificial puede hacer una primera valoración aproximada que sirva al tramitador de la compañía para tomar decisiones en la propuesta de reparación o de indemnización directa o de identificar un posible siniestro total.

En base a esta valoración aproximada, el perito podría continuar el trabajo de valoración de los daños.

Se ha venido comentando en muchos medios, al hilo del gran desarrollo de la inteligencia artificial, que muchos de los trabajos actuales realizados por personas pueden ser sustituidos por inteligencia artificial. Claramente este no es el caso de los peritos de automóvil y de la valoración de daños, al menos no lo parece en un plazo corto o medio. Por todo el conocimiento y complejidad de la tarea que se ha comentado aquí, se requieren habilidades que parecen por ahora lejos de lo que la inteligencia artificial puede desarrollar. Sin embargo, es cierto que, para ciertos aspectos, como es el reconocimiento visual de las fotos y generar un diagnóstico de piezas afectadas o tipo de daños, la inteligencia artificial puede ser una ayuda para los propios profesionales de la valoración de daños que les permita centrarse en las tareas realmente complejas y difíciles de aprender para la IA (por ejemplo, en la negociación y gestión con el reparador) y donde se aporta gran valor con su conocimiento y experiencia. Para tareas simples y repetitivas, las máquinas pueden ayudarnos con una gran efectividad.

Desde GT Motive como proveedores de datos del vehículo desde hace más de 50 años, siendo una parte esencial en el proceso de valoración, vemos la inteligencia artificial como una gran oportunidad de avance para el sector, que va a permitir desarrollar servicios innovadores para las compañías y que al final redundarán en una mejor atención al asegurado en temas relacionados con la inspección de su vehículo.  En nuestro caso hemos decidido colaborar de manera abierta con todas las empresas que proponen soluciones de inteligencia artificial que quieran acceder a nuestros datos, proporcionando la mayor flexibilidad a las compañías en sus estrategias de digitalización y automatización del siniestro.  La precisión y extensión en los datos utilizados en la valoración cobran todavía mayor importancia si cabe en este nuevo contexto y estamos realmente ilusionados y determinados a formar parte de esta nueva revolución. 

Y, para completar este contenido, os invitamos a ver el webinar que Centro Zaragoza organizó en colaboración con GT Motive, donde se abordaron las funciones y las diferentes salidas profesionales del perito de seguros de automóviles, así como la visión sobre el estado en el que se encuentra el sector en relación a aplicar la Inteligencia Artificial en la valoración de daños de autos.

Deja una respuesta