Recomendaciones de seguridad para circular con patinetes eléctricos

El patinete eléctrico está siendo el nuevo vehículo de movilidad personal con mayor aceptación entre los usuarios. Su reducido tamaño, bajo precio y elevadas prestaciones, lo convierten en un medio de transporte muy versátil y económico. Sin embargo, no todo están siendo ventajas.

Además de las crecientes cifras de accidentes, llama la atención el número de infracciones sancionadas por las policías locales. Si nos detenemos a observar la circulación de estos vehículos probablemente nos demos cuenta de que un alto porcentaje de usuarios no tiene claro por dónde debe circular, ni en qué condiciones debe hacerlo, pues resulta muy frecuente ver patinetes circulando por la calzada, disponiendo de carril bici junto a la misma, y por el contrario es más infrecuente ver a usuarios que protejan su cabeza con un casco adecuado, cuando todos los estudios ponen de manifiesto el riesgo de lesiones graves en la cabeza fruto de caídas en patinetes.

Por todas estas razones creemos que resultaría muy conveniente que los ayuntamientos, con independencia del tamaño de su población, realizasen campañas informativas dirigidas a los usuarios de patinetes, en las que dieran a conocer sus ordenanzas municipales -buena parte de la normativa que regula su circulación debe ser desarrollada a nivel municipal-, al tiempo que divulgasen las principales medidas de seguridad que deberían adoptar los usuarios de patinetes.

Recomendaciones de seguridad  

Cuando nos desplacemos en patinete debemos tomar conciencia de nuestra propia fragilidad, en medio del tráfico, y también de la fragilidad de otros usuarios, como ciclistas y peatones, que se mueven a baja velocidad y pueden realizar imprevisibles cambios de trayectoria. Deberíamos tratar siempre de anticiparnos a las situaciones de riesgo, procurando hacernos siempre bien visibles para los demás y utilizando todas las medidas de seguridad a nuestro alcance, sean o no obligatorias.

Practicar hasta adquirir destreza

De la misma manera que a nadie se le ocurriría subirse a una bicicleta, por primera vez en su vida, y empezar a circular por las calles de una gran ciudad, para manejar con cierta seguridad un patinete eléctrico se requiere de un período de adaptación al mismo. Su manejo parece sencillo, pero requiere de buena coordinación motriz, equilibrio y, especialmente, familiarizarse con el vehículo. Por este motivo, es conveniente no utilizarlos por primera vez en zonas transitadas y practicar con ellos el tiempo suficiente, que como mínimo será de varios días, hasta adquirir destreza en su manejo.

Reflejos, equilibrio y coordinación, evidentemente, se ven muy afectados por el consumo de alcohol, drogas o medicamentos. Los usuarios de patinete también estamos obligados a realizar las pruebas de alcoholemia y drogas. Las tasas máximas permitidas de alcohol en sangre son iguales que las del resto de conductores, en general: 0,5 g/l de alcohol en sangre o 0,25 mg/l de alcohol en aire expirado. Los menores de edad que circulen con patinetes eléctricos tienen una tasa permitida de 0,0, ya que al no haber cumplido los 18 años no les está permitido el consumo de alcohol.

Utilizar siempre casco

La ley de tráfico, reformada el 21 de marzo, indica que los usuarios de patinetes eléctricos estamos “obligados a utilizar casco de protección”, pero después añade -artículo 47- “en los términos que reglamentariamente se determine” y el reglamento de usuarios vulnerables está todavía en proceso de elaboración por la DGT. Algunas ciudades lo regulan y exigen el uso de casco, pero otras no, lo cual genera cierta confusión entre los usuarios.

Centro Zaragoza considera que, independientemente de lo que regulen las ordenanzas en cada ciudad, por nuestra seguridad deberíamos siempre hacer uso del casco de protección. Varios estudios ponen de manifiesto que las lesiones en la cabeza son la causa principal de muerte en accidentes con patinetes y el riesgo de estas lesiones aumenta considerablemente a velocidades superiores a 20 km/h.

¿Por dónde debemos circular con un patinete?

Antes de ponernos en circulación deberíamos conocer las ordenanzas de nuestro municipio, porque la normativa que afecta a los patinetes está, en buena medida, en manos de los ayuntamientos -recordemos que el desconocimiento de la norma no exime de su cumplimiento-.

De forma general podemos indicar que está prohibida la circulación por aceras y zonas peatonales, siendo sancionable hacerlo. El lugar más seguro por el que podemos circular son los carriles bici, separados del resto de vehículos y protegidos de los mismos. Aunque existen argumentos a favor y en contra, Centro Zaragoza considera que estas infraestructuras ofrecen la mejor protección a bicicletas y patinetes. La mayor parte de ayuntamientos obligan a utilizarlos. En aquellas calles que no disponen de carriles bici, pero la velocidad máxima está limitada hasta 30 km/h, también suele estar autorizado el uso de patinetes.

¿Cómo circular de forma segura con un patinete?

Por sus reducidas dimensiones resulta imprescindible conseguir un buen contraste con el entorno. Tenemos que hacernos ver. Por ello es muy recomendable utilizar prendas de colores llamativos, de día, y con bandas reflectantes, además de encender el alumbrado del vehículo, de noche, al amanecer y en el ocaso. No llevar prendas o elementos reflectantes ni alumbrado, de noche, es sancionable, al ser considerado conducción negligente.

Aunque seamos usuarios experimentados no debemos confiarnos y nunca conducir con una sola mano, el suelo no se encuentra siempre en perfecto estado y un pequeño bache podría causarnos serias lesiones. Los patinetes, debido al pequeño tamaño de sus ruedas y a su estrecho manillar, no son vehículos especialmente estables.

Cuando circulamos sobre un patinete debemos ir permanentemente observando nuestro entorno, atentos a baches, bordillos e irregularidades en el terreno, tratando, además, de anticiparnos a las reacciones de los demás. Es muy importante que prestemos atención a los peatones, a los vehículos y a los obstáculos fijos que nos vayamos encontrando, observando siempre la señalización vial.

El pequeño diámetro de las ruedas de un patinete hace que su comportamiento sea muy diferente al de una bicicleta, y no ayuda a superar obstáculos con facilidad. Se ha comprobado que una de las principales causas de accidentes de patinetes es la existencia de obstáculos o irregularidades en la calzada.

Con lluvia no es recomendable utilizar el patinete. La calzada puede estar resbaladiza. La existencia de charcos puede ocultar agujeros o grietas en la calzada que nos pueden hacer perder el equilibrio.

Los patinetes sólo están autorizados para transportar a una persona. La circulación de dos personas es sancionable. No es recomendable que viajemos cargados y menos aún que colguemos bolsas u objetos pesados en el manillar, ya que ello podría hacernos perder el equilibrio y caer o invadir la calzada.

Cuando conducimos un patinete, como en cualquier otro vehículo, está prohibido hacer uso del teléfono móvil o de cualquier sistema de comunicación que requiera uso manual. Igualmente, debemos ser conscientes de las señales acústicas a nuestro alrededor, por lo que está prohibido utilizar auriculares conectados a reproductores de sonido. Ambas infracciones resultan sancionables.

¿Cómo atravesar los pasos de peatones?

No podemos atravesar pasos para peatones sobre el patinete. Si no desmontamos y llevamos el patinete de la mano no tenemos la consideración de peatones y, por tanto, carecemos de prioridad.

El mantenimiento del patinete

Es importante comprobar el estado de los neumáticos y mantenerlos a la presión adecuada. Los frenos deben estar bien tensados y su accionamiento debe ser suave y modulable por el usuario. También es importante comprobar que la dirección no tiene holguras y que el acelerador vuelve a su posición de reposo y no se queda enganchado. Debemos prestar atención, también, al dispositivo de plegado, no debe haber tornillos flojos, que podrían ocasionar un accidente si se sueltan en marcha. Si detectamos cualquier problema que no podamos resolver fácilmente debemos llevarlo a reparar a un servicio técnico.

Entre otras características en vigor desde enero de 2022, nuestro patinete debe incorporar timbre, sistema de frenado y alumbrado: blanco delante y rojo detrás, así como catadióptricos: frontal -blanco-, en ambos laterales -blanco o amarillo auto- y trasero -rojo-. Los accidentes más frecuentes son las colisiones contra peatones, lo que evidencia la utilidad de accionar el timbre a tiempo, y en segundo lugar contra vehículos, que no vieron a tiempo al usuario del patinete, lo que pone de manifiesto la importancia de hacernos ver por los demás.

¿Quién se responsabiliza de los daños que podamos crear cuando circulamos en patinete?

Como usuarios de un patinete somos responsables civiles de los daños o las lesiones que pudiéramos ocasionar, por lo que deberíamos responder con nuestro patrimonio personal, salvo que tengamos contratado un seguro de responsabilidad civil que cubra estos riesgos, lo cual no es obligatorio para particulares, aunque sí muy recomendable.

La edad mínima para poder utilizar un patinete eléctrico depende de la ciudad: 15 años en Madrid y Sevilla, 16 años en Barcelona y Valencia, otras ciudades, como Zaragoza, no limitan la edad. Si el usuario de un patinete que provoca los daños es menor de edad la responsabilidad civil recae sobre sus padres o tutores legales.

Deja una respuesta