El futuro del perito de automóviles

Quiero aprovechar este espacio para reivindicar la profesión de perito. La experiencia, habilidad y conocimientos de estos profesionales es indispensable y aporta grandes beneficios, no solo al sector asegurador, sino que cada vez se extienden a más sectores económicos y profesionales. Aunque también es importante resaltar que en ninguna circunstancia estas aptitudes deben contraponerse a los avances tecnológicos.

Quizás las nuevas tecnologías hayan cambiado el trabajo de peritación tradicional, pero no más de lo que ya lo cambiaron otras herramientas anteriores. Por mucho que cambien las herramientas y las metodologías, el perito sigue siendo necesario. Es más, las nuevas tecnologías, lejos de lastrar su trabajo, le abren nuevas oportunidades.

Ponencia de Pedro Redondo sobre la profesión de perito de seguros de autom´óivles

Si miramos a nuestro alrededor, resulta indudable que el sector se ha transformado. Recuerdo que hace 20 años el principal flujo de trabajo de un gabinete era el sector asegurador. Las inspecciones se centraban en siniestros de circulación o estacionamiento. Hoy en día el mercado entiende que el perito es algo más que el qué tasa unos daños.

Los encargos actuales vienen de compañías de seguros, de empresas del sector del alquiler en sus distintas variantes o del sector financiero. Esto permite que la profesión siga adelante de una manera diferente al trabajo que conocimos hace 20 años. El futuro ya es presente y tenemos que aprovechar las nuevas tecnologías para ser más eficientes y demostrar que el perito sigue siendo necesario.

Quizás el COVID-19 y las restricciones de desplazamiento han servido para ver la profesión de perito de otra manera. Esta idea no es retórica ni pensamiento. Se trata de algo que desde Invarat estamos consiguiendo implantar de forma paulatina y periódica.

Gracias a ello, ofrecemos a colaboradores de zonas poco pobladas o con poco volumen de trabajo la posibilidad de realizar otro tipo de labor técnica utilizando los nuevos avances. De esta forma, el perito no tiene que renunciar a su profesión para poder vivir en el entorno que él deseaba.

Así mismo las nuevas tecnologías implantadas en los automóviles hacen que cada vez se requieran profesionales más especializados para comprobar el origen de unos daños o siniestros. Hecho que una maquina por sí sola no va a realizar. Pero el profesional sí puede utilizar estas nuevas tecnologías para cotejar y localizar más eficientemente.

Por lo tanto, las nuevas tecnologías modifican la forma de desarrollar nuestra profesión, no solo para mejorar la vida de los clientes, sino también la del propio perito. Adaptémonos a las nuevas herramientas que nos están llegando y ya han llegado, en vez de verlo como una agresión para poder seguir teniendo una profesión de futuro.