Euromaster insta a educar a los usuarios de patinete y bicicleta en cultura de mantenimiento

Con motivo de la Semana Europea de la Movilidad, que concluye hoy con el “Día Sin Coches”, Euromaster propone un total de 12 puntos críticos a revisar en estos vehículos.

Los patinetes y bicicletas eléctricas han revolucionado la movilidad urbana con más de 9 millones de usuarios habituales en nuestro país. Sin embargo, aún no existe cultura de mantenimiento con estos vehículos, de ahí la necesidad de educar a sus usuarios para que la misma responsabilidad que aplican en el coche o en la moto se extienda a estas nuevas fórmulas, tal como pide Euromaster con motivo del “Día Sin Coches”, que se celebra hoy para despedir la Semana Europea de la Movilidad.

Por ello, Euromaster ha identificado 12 puntos críticos a tener en cuenta en una revisión, ya sea un patinete, una bicicleta convencional o una eléctrica, de modo que la iniciativa que promueve la Comisión Europea para una movilidad activa, limpia e inteligente, sea también segura.

En el caso de un patinete, la red de talleres pone el acento en el neumático, que en el caso de los patinetes tienden a sufrir pinchazos en la vía pública ante los baches y demás deformaciones del pavimento, siendo uno de los elementos más vulnerables. También el estado de los frenos, de la iluminación y de los sensores de aceleración son claves para la seguridad vial. 

Todo ello sin olvidarse del estado de la batería para que pueda circular, teniendo en cuenta que se trata de un elemento que sufre especialmente con los cambios de temperatura, ya sea a bajas o altas temperaturas.

La bicicleta es otro de los vehículos que se han extendido por las zonas urbanas y, además, se ha sumado a la tendencia de la electrificación para que el usuario pueda valerse de un pequeño motor y que le dé el suficiente impulso en carretera.

Esto equivale a una mayor complejidad que la “bici” clásica ya que, además de neumáticos o frenos, el usuario debe velar por el estado de la batería y del software, que también sufren con los cambios de temperatura, máxime cuando están más expuestos a los elementos y la intemperie que otros vehículos como el coche.

Iluminación, dirección, transmisión o suspensiones son otros elementos que se deben revisar en la “bici”, que presenta una mayor siniestralidad que el patinete, con 21 fallecidos y más de 4.000 heridos, con casi 400 de ellos que requirieron hospitalización.

En el caso de los vehículos de movilidad personal (VMP), que engloba a los patinetes, en 2020 se registraron un millar de heridos no hospitalizados, 97 hospitalizados y 8 fallecidos, prácticamente el 100% en el entorno urbano, según datos de la DGT.