Bancadas para reparación de carrocería

En la actualidad los automóviles van incorporando mayor cantidad de elementos electrónicos, sensores, y sistemas de seguridad que provocan que se incremente el coste de la reparación del vehículo en caso de siniestro. Por este motivo cada vez es más inusual que en  las carrocerías que presentan grandes daños se realicen reparaciones en bancada.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que para realizar una reparación estructural de una carrocería es imprescindible una bancada con su sistema de medición y estiraje.

La bancada es el equipo mediante el cual se verifican y se reparan los daños estructurales que presente una carrocería de automóvil.

En un vehículo tras un accidente se debe verificar el alcance de los daños y determinar que piezas se van a reparar y cuales se deben sustituir.

Para llevar a cabo una reparación con garantía cuando algún elemento estructural ha sido afectado es necesaria la utilización de la bancada. En primer lugar, para realizar una diagnosis de la misma, mediante el sistema de medición, y posteriormente para llevar a su posición correcta los elementos deformados mediante el equipo de estiraje.

Habrá elementos de la carrocería que se puedan llevar a su posición correcta y no se tengan que sustituir, pero habrá otros para los que posteriormente será necesaria su sustitución, y esto dependerá fundamentalmente de la magnitud de la deformación y del tipo de material de la pieza.

Las carrocerías actuales incorporan una cantidad importante de piezas de acero de ultra alta resistencia estampado en caliente, sobre todo en la zona del habitáculo. Además, también están las carrocerías hibridas, con la utilización y combinación de diferentes materiales, y las carrocerías completas de aluminio. Todas estas carrocerías hacen que sean necesarios equipos de medición precisos y rápidos para la verificación del alcance de los daños, especialmente para el control de la mayoría de los puntos fundamentales de piezas estructurales.

Las bancadas están compuestas principalmente por un equipo de estiraje y un sistema de medición. Así mismo, incorporan un banco que es el que le da la resistencia y soporta la carrocería y los esfuerzos de tiro.

Sistema de tiro

El sistema de tiro, o equipo de estiraje, de una bancada debe permitir el poder corregir las deformaciones que presente la carrocería.

Se puede diferenciar de modo general en tres sistemas como son: las torres de estiraje, las escuadras de tiro y los cilindros o gatos hidráulicos de tracción.

La escuadra de tiro, o también denominada genéricamente “ele”, permite realizar esfuerzos de tiro grandes. Además, se puede cambiar la dirección de tiro de forma más o menos rápida sin necesidad de cambiar el punto de anclaje. Por el contrario, a veces es necesario corregir la altura de tiro, ya que varía cuando está tirando la escuadra, según se abre esta.

Las torres de estiraje permiten realizar esfuerzos de tracción importantes. Incorporan una especie de collar o polea de reenvío que facilita que la altura de tiro no varie durante el estiramiento. Sin embargo, en general, para variar la dirección de tiro es necesario mover el punto de anclaje de la torre.

Los cilindros hidráulicos, permiten realizar esfuerzos de tracción medios y en algunos casos también de compresión. Tienen la ventaja de que son muy dinámicos, rápidamente se puede modificar la dirección de tiro.

Sistema de medición

El sistema de medición es un elemento fundamental a la hora del diagnóstico y reparación de una carrocería dañada, ya que nos permitirá detectar las posibles deformaciones que pudiera presentar una carrocería.

Así mismo, además del sistema de medición es necesario disponer de la ficha de medidas de la carrocería a verificar, para poder comparar las mediciones obtenidas con las que se están realizando y de ese modo saber si algún punto de la carrocería esta deformado o no.

Por ello, es muy importante que el sistema de medición disponga de una base de datos fiable y actualizada, con la mayor cantidad de modelos posible.

Las carrocerías actuales necesitan de equipos de medición precisos y rápidos para la verificación del alcance de los daños.

En muchos casos, el medidor se comunica con el ordenador, que dispone de un software, que muestra los datos obtenidos en la pantalla, y los compara con los valores de la base de datos, indicando las deformaciones que presenta cada uno de los puntos en altura, anchura y longitud. En otros casos, se dispone de unas fichas que nos ayudan a montar el medidor o los propios utillajes de la bancada.

Respecto al sistema de medición, este puede estar compuesto por un medidor mecánico, por los propios utillajes universales (bancada de utillajes universal), por un medidor óptico (láser), o un medidor electrónico como un brazo palpador o sondas por ultrasonidos.

A su vez, los medidores electrónicos pueden ser monopunto o multipunto, dependiendo de si pueden medir simultáneamente más de un punto de control o no.

También existen medidores tipo compás de varas pero que miden en tres dimensiones (por ejemplo, el Digimac de Astra, el PointX de Car o Liner o el Eagle de Celette). Estos medidores se comunican con el ordenador enviando los datos de las mediciones.

Algunos de estos medidores se pueden utilizar para realizar un diagnóstico previo de la carrocería, por ejemplo, subiendo el vehículo en un elevador y colocando el medidor debajo. Estos son más versátiles que los propios medidores que se montan sobre la bancada y que obligan a colocar el vehículo en la bancada para poder realizar su medición.

Si el medidor se comunica con el ordenador, nos indica la posición del punto, así como su posible desviación.

Al realizar el estiraje, con los medidores electrónicos, se puede comprobar en la pantalla del ordenador como va avanzando la posición del punto que se va corrigiendo, por ejemplo, viendo en una diana, en tiempo real, como se va moviendo hacia el centro hasta su posición correcta.

En algunos medidores se incluyen también imágenes o videos de ayuda de cómo se montan los diferentes accesorios de la bancada, prolongadores, adaptadores o sistemas de anclaje que facilitan su montaje. Así mismo, también pueden incluir fotos de detalle de los puntos a medir de cada modelo para facilitar su localización en el vehículo.

Los medidores que disponen de programa informático permiten imprimir un informe con el estado del vehículo antes y después de la reparación, comparándolo con la ficha de dimensiones original, que se puede entregar al cliente.

Medidor electrónico Touch de Spanesi

Tipos de bancadas

Las bancadas según su funcionamiento y sistema de medición se pueden clasificar en varios tipos: bancada de utillajes especifico, bancada de utillajes universales y bancada de medidas, con medidor mecánico, óptico o electrónico.

Adicionalmente, es obligatorio hablar de las minibancadas, que son las que mayor auge están experimentando, y al incorporar un elevador son equipos muy versátiles y económicos. Las minibancadas están pensadas para la reparación de golpes pequeños, y para considerarlas como bancada es necesario que dispongan de un sistema de medición.

En las bancadas de utillajes, los propios utillajes, que suelen ser robustos, sirven para fijar los recambios nuevos para el montaje en su posición correcta. Los utillajes específicos son más robustos, aunque son específicos para cada modelo de automóvil.

Los utillajes universales son generalmente robustos y disponen de escalas graduadas, para su correcto posicionamiento. y sirven para todos los modelos.

Dentro de bancadas de utillajes, existen multitud de modelos entre otros: la Serie 100 de Spanesi, la SuperRotax de Globaljig y también la Camaleón de Celette, que es una evolución de la MZ+, que era de utillajes específicos, y gracias a unos pocos accesorios y los útiles de esta bancada se convierte en una bancada de utillajes universal.

En las bancadas de medidas se dispone de un medidor independiente, medidor electrónico monopunto o multipunto.

En los monopunto, disponen de un brazo palpador desplazable a través de un rail (por ejemplo, el Car-o-Tronic Vision de Car-o-Liner, o el Naja de Celette), o un brazo articulado con sensores de ángulos (por ejemplo, el Touch de Spanesi o el Contact evolution de Car bench). En ambos casos, el operario desplaza manualmente el brazo hasta cada punto a controlar.

Los multipunto, son capaces de medir varios puntos simultáneamente y pueden tener un sistema medidor por ultrasonidos (como el modelo Shark de Blackhawk) o un sistema de medición mediante la refracción por rayo láser (como el Meridian de Chief o el Globalscan de Glogaljig).

En las bancadas de medidas, si después del estiraje se sustituye alguna pieza de la carrocería, es necesario utilizar un accesorio para el anclaje del recambio nuevo en su posición correcta.

Finalmente, recalcar que para realizar una reparación estructural en una carrocería es imprescindible disponer de una bancada con su sistema de medición y estiraje.

Deja una respuesta