UNE-ISO 39001

Publicado el

Buenas prácticas que salvan vidas

La OMS identifica los accidentes de tráfico como la octava causa de muerte en el mundo y la primera entre los jóvenes de 15 a 30 años. La Norma UNE-ISO 39001 establece los requisitos de un sistema de gestión de la seguridad vial y contribuye a reducir los accidentes e incidentes en este ámbito. Cualquier entidad puede implantar esta norma, ya que ayuda a poner en marcha acciones que contribuyen a mitigar los riesgos asociados a la seguridad vial.

Cada cinco horas hay un muerto en la carretera en España. Después de muchos años reduciendo las muertes en carretera en nuestro país, 2016 finalizó con un alza de los fallecidos del 7%. Aunque en 2018 la situación se normalizó, con una reducción del 1,5%, no es suficiente.

El compromiso por la seguridad vial ha de estar presente en el día a día de cualquier organización, pública o privada, y de las personas que forman parte de éstas. Y en este marco es importante valorar las posibilidades que ofrece la implantación de una herramienta muy útil para trabajar en ese objetivo. Se trata de la Norma UNE-ISO 39001, que establece los requisitos de un sistema de gestión de la seguridad vial y que contribuye a la reducción de los accidentes e incidentes en este ámbito, reforzando la responsabilidad que cada organización tiene para con la seguridad vial de sus empleados y para las sociedad en la que está integrada.

Se puede pensar que la implantación de la UNE-ISO 39001 aplica sobre todo a organizaciones directamente relacionadas con este tema, como empresas de transporte de pasajeros, transporte de mercancías, etc. Sin embargo no es así y se puede comprobar analizando algunas situaciones cotidianas. Por ejemplo, cuando a primera hora de la mañana los padres acercan a los niños a la escuela infantil o al colegio en automóvil y sus coches se concentran a la entrada de estos centros necesitando, en ocasiones, la presencia de la policía local para gestionar mejor la situación.

También puede ser el caso de áreas empresariales donde los empleados sufren las dificultades del tráfico al acceder a la misma hora de manera masiva y buscar aparcamiento. O una empresa que dispone de parking para empleados con pequeños incidentes recurrentes, entre los coches de empleados, proveedores y visitantes.

En todos estos casos se pueden poner en marcha acciones que contribuyan a mitigar los riesgos asociados a la seguridad vial. Los anteriores son ejemplos de organizaciones que pueden implantar la Norma ISO 39001 para contribuir a lograr ese objetivo: reducir los accidentes e incidentes de tráfico. Porque el espíritu de esta norma es contribuir para llegar a cumplir el objetivo 0 muertes por accidente de tráfico o incluso 0 accidentes, como evidencia de su implicación y compromiso con la seguridad vial.

AENOR ha concedido cerca de 75 certificados a organizaciones de España, Italia, Perú, Ecuador, Chile, Argentina o Panamá.

Definir el alcance

El corazón de la Norma UNE-ISO 39001 está en la identificación de los riesgos asociados a cada proceso de las actividades que presta la organización o a cada parte interesada que tiene relación con la misma. Y a la toma de acciones para reducir o mitigar los riesgos más relevantes, haciendo un seguimiento pormenorizado de ciertos factores o indicadores de desempeño que los caracterizan y cuyos resultados se formalizan en esas acciones que contribuyen a conseguir los objetivos finales: tender a 0 accidentes y muertes en carretera. Este planteamiento se acompaña de procesos habitualmente asociados a los sistemas de gestión así como de investigación de accidentes o la preparación y respuesta ante emergencias.

Es fundamental comenzar definiendo el alcance que va a tener la implantación de la UNE-ISO 39001 y a quién y a qué actividades se va a referir. La norma anima a que no sea únicamente la seguridad vial laboral el objeto de atención de la organización, sino la seguridad vial global que incluye, no sólo a los empleados sino también a todos aquellos que puedan verse relacionados con la actividad de la organización.

Identificar riesgos y oportunidades

Definido el ámbito de actuación, es importante pasar a identificar los riesgos y oportunidades de la seguridad vial asociados a la actividad. La metodología de evaluación del riesgo queda a decisión de la organización, siendo la más habitual aquella basada en la combinación de probabilidad, consecuencias y capacidad de actuación sobre el riesgo.

Por otro lado, la Norma UNE-ISO 39001 requiere determinar los factores de desempeño que caractericen el sistema de gestión de la seguridad vial. Es decir, aquellos elementos que se tienen que tener en cuenta, bien para hacer seguimiento de sus resultados (a modo de indicadores) o bien para tomar acciones cuya consecuencia sea cumplir con un programa de objetivos que hay que planificar. ISO 39001 propone utilizar tres tipos de factores o indicadores de desempeño:

  • Los de exposición al riesgo nos sirven para conocer el grado de exposición que tiene la organización en el ámbito de la seguridad vial: los kilómetros que realizan sus autobuses, el volumen de mercancía que se entrega cada día, la flota propia con la que cuentan los empleados para moverse entre los centros de la organización, etc.

El corazón de la Norma UNE-ISO 39001 está en la identificación de los riesgos asociados a cada proceso de las actividades que presta la organización o a cada parte interesada que tiene relación con la misma

  • Los finales sirven para tener el dato global sobre el que hacer seguimiento pormenorizado, e incluso sobre el que asumir objetivos de mejora, bien sean absolutos o relativos: número de accidentes, de incidentes, de muertes, de heridos graves, de heridos leves, etc. Pero también costes económicos, horas perdidas, índices de opinión del personal…
  • Los más importantes son los llamados factores intermedios de desempeño. Se trata de prestar atención a aquellos procesos, acciones o elementos cuya buena ejecución va a tener una influencia decisiva a la hora de que los factores finales tengan un resultado positivo. Es el caso de la formación y supervisión de la conducción segura por parte de los conductores profesionales; el diseño de rutas más seguras para los comerciales; programas continuos de inspección sobre la eficacia del mantenimiento de la flota; procedimientos de actuación segura en la realización de trabajos; información activa de puntos negros a los conductores; o el estado de la señalización del parking de la empresa…

En función del análisis de riesgos, de la política de seguridad vial de la dirección y teniendo en cuenta los factores de desempeño, la organización ha de asumir un programa de objetivos de mejora de la seguridad vial y hacerle un seguimiento pormenorizado. Esta acción debe verse acompañada de la integración de la seguridad vial en todos aquellos
procedimientos operativos objeto del alcance, de modo que se evidencie que la seguridad vial entra en cascada en todas las actuaciones de la organización.

ISO 39001 presta especial atención a la investigación de accidentes e incidentes. Es cierto que no siempre se puede acceder a la información, pero el esfuerzo ha de realizarse y siempre, dentro de lo posible, tratando de analizar los factores subyacentes a los mismos. Esto será a su vez fuente de información para asumir objetivos de mejora sobre aquellos factores de desempeño que caractericen los riesgos asociados a los mismos. Además, la norma requiere evidenciar la preparación y la eficacia de respuesta ante eventuales emergencias, con realización en lo posible incluso de simulacros.

AENOR ha concedido cerca de 75 certificados a organizaciones de España, Italia, Perú, Ecuador, Chile, Argentina o Panamá. La implantación de la Norma UNE-ISO 39001 permite a las entidades identificar los riesgos críticos de sus actividades o de sus partes interesadas; asumir objetivos de mejora sobre su accidentabilidad realizando acciones sobre aquellos factores de desempeño que mejor caractericen su comportamiento en la seguridad vial; y comunicar, a través de la certificación de AENOR de su sistema de gestión de la seguridad vial conforme a la UNE-ISO 39001, entre otras acciones, de su compromiso real con la seguridad vial. Pero, sobre todo, habrán contribuido con su esfuerzo e implicación a lograr una mejora en algo que nos beneficia a todos: la seguridad vial. Nos va la vida en ello.

Centro Zaragoza es una empresa clave en el ámbito de la Seguridad Vial en España, que tiene un gran compromiso con reducción de accidentes y de la gravedad de los mismos, por este motivo ha decidido implantar la Norma UNE ISO 39001 en su organización, con el objeto de establecer, implementar, mantener y mejorar un sistema de gestión de la Seguridad Vial. El Plan de Seguridad Vial de Centro Zaragoza se ha centrado en la reducción del riesgo de que sus trabajadores experimenten un accidente de tráfico. En estos momentos, Centro Zaragoza está en proceso de obtener la certificación basada en la norma UNE ISO 39001 por parte de AENOR.

Sergio González

Coordinador de Marketing Sectorial y de Producto de AENOR

Utilizamos cookies propias y de terceros y tecnologías similares para almacenar y administrar las preferencias del usuario, enviar publicidad adaptada al usuario, habilitar contenido y recolectar datos analíticos y de uso, así como para garantizar el correcto funcionamiento de esta web. Si continúa navegando por esta web, estará aceptando su instalación en los términos indicados en nuestra Política de privacidad ACEPTAR

Aviso de cookies