Reparación de salpicaderos: Rotura en salpicadero flexible

El proceso de reparación de un salpicadero se basa fundamentalmente en las siguientes etapas: la elaboración de una plantilla con una huella similar a la que lleva el salpicadero, la reparación en bruto de la rotura como en cualquier pieza de plástico utilizando los métodos habituales (soldadura o adhesivos), la reproducción de la huella en la zona del daño, y finalmente el pintado final de la zona.

01 – Identificación y análisis del daño.

02 – Elaboración de la plantilla con la huella: Limpiar la zona, aplicar y estirar la masilla para elaborar la huella.

03 – Preparación de la superficie en el daño: recortar el material sobrante y achaflanar el borde.

04 – Aplicación del adhesivo de relleno en el daño.

05 – Reproducción de la huella situando la plantilla sobre el adhesivo y presionando cuidadosamente para cubrir toda la extensión del daño.

06 – Retirar la plantilla y matizar suavemente el contorno de la zona reparada, si se considera necesario.

07 – Identificación del color del salpicadero.

08 – Elaboración el color del salpicadero.

09 – Aplicación del color mediante el aerógrafo.

10 – Comprobación final del resultado de la reparación. Cuando se considere necesario se aplicará un renovador de plásticos a toda la superficie.

Utilizamos cookies propias y de terceros y tecnologías similares para almacenar y administrar las preferencias del usuario, enviar publicidad adaptada al usuario, habilitar contenido y recolectar datos analíticos y de uso, así como para garantizar el correcto funcionamiento de esta web. Si continúa navegando por esta web, estará aceptando su instalación en los términos indicados en nuestra Política de privacidad ACEPTAR

Aviso de cookies