Nuevo proyecto de investigación para analizar la reparabilidad de los paragolpes en vehículos con sistemas ADAS

El proyecto, iniciado a finales del año pasado, consta de tres fases. La primera fase tiene por objeto recopilar las especificaciones o recomendaciones establecidas por los principales fabricantes de vehículos, sobre los procesos que deben seguirse para acometer la correcta reparación y repintado de los paragolpes en los vehículos que equipan sensores de radar detrás de los mismos, como parte de sus sistemas de asistencia a la conducción. Los sistemas ADAS que emplean radares para captar información del entorno son, principalmente, los sistemas de Control de Velocidad de Crucero Adaptativo, ACC, los sistemas de Alerta de Tráfico Cruzado, tanto en la parte trasera como en la parte delantera, RCTA y FCTA, y los sistemas de monitorización del ángulo muerto, BSM, entre otros, y en muchas ocasiones la ubicación de estos radares, inmediatamente detrás de la carcasa exterior del paragolpes, complica su reparación, ya que debe garantizarse que el proceso seguido no afecte a la transmisión de la señal de radar y, por tanto, no impida un correcto funcionamiento de los sistemas de seguridad del vehículo. Esta primera fase se encuentra ya muy avanzada y el desarrollo de la misma ha puesto de manifiesto la dificultad que tienen los servicios multimarca de reparación de vehículos para acceder a la información de los fabricantes, lo que pudiera estar dando lugar a que algunas reparaciones no se estuvieran efectuando de forma adecuada.

La segunda fase, que se está desarrollando de forma paralela a la anterior, está analizando el funcionamiento de un sistema aftermarket de monitorización del ángulo muerto, basado en tecnología radar de 77 GHz, sometiendo el paragolpes posterior del vehículo, tras el que se han instalado los dos radares de corto alcance, a diferentes procesos de reparación y repintado. Los resultados de las pruebas, que finalizarán en el mes de febrero, están ofreciendo una muy interesante aproximación al modo como los diferentes procesos de reparación y repintado pueden afectar a las señales de radar a través del análisis del funcionamiento de los sistemas que se basan en ellos.

Por último se acaba de iniciar la tercera fase, en colaboración con el departamento de electrónica y comunicaciones de la Escuela de Ingeniería de Telecomunicaciones de Zaragoza, en la que se van a medir y analizar los principales parámetros de las señales de radares de automoción, tras atravesar probetas del material plástico con el que son fabricados los paragolpes, pintadas con diferentes materiales, simulando diferentes etapas del proceso de reparación y repintado de un paragolpes, con el objeto de caracterizar cómo afectan a la señal de radar cada una de dichas etapas y los procesos en los que se combinan varias.

Cuando finalicen las tres fases de este proyecto de investigación, iniciado por Centro Zaragoza, se espera disponer de información suficiente para poder establecer una guía de recomendaciones, basada exclusivamente en argumentos técnicos, para la reparación de paragolpes en vehículos equipados con sensores de radar que sirva a todo el sector reparador de vehículos y permita alcanzar un equilibrio entre seguridad, manteniendo el correcto funcionamiento de los sistemas de asistencia a la conducción de los vehículos, y sostenibilidad, al no incrementar de forma injustificada la sustitución de paragolpes apenas dañados, con mínimos roces superficiales, con el importante consumo de energía y generación de emisiones contaminantes que ello conllevaría, máxime en un futuro muy próximo en el que todos los vehículos van a equipar estas tecnologías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × 3 =