Climatización del vehículo desde el smartphone

Publicado el

El confort durante la conducción va directamente ligado a la seguridad. Cuando una persona conduce, debe dedicar toda su atención a la tarea de la conducción, siendo el confort un factor clave para evitar que los primeros síntomas de cansancio aparezcan antes de lo normal debido, por ejemplo, a que la temperatura del interior de nuestro vehículo no es la adecuada. Ya existen vehículos que permiten regular dicha temperatura accionando el sistema de climatización unos minutos antes de que accedamos al interior del vehículo.

Una temperatura adecuada

Un exceso de frío en el interior del habitáculo puede provocar que quien se pone a los mandos de su vehículo se encuentre algo agarrotado, viendo limitada la necesaria capacidad de movimientos, tan esencial a la hora de conducir.

Por otra parte, los excesos de calor potencian determinadas alteraciones que pueden sufrir los conductores. Las altas temperaturas originan una disminución de la atención y pueden provocar somnolencia o un importante incremento de la ya de por sí elevada irritación que en ocasiones adquirimos a los mandos de nuestro vehículo.

Las elevadas temperaturas afectan negativamente a la conducción. Diferentes estudios muestran que a una temperatura de 23ºC dejamos de ver el 3% de las señales, porcentaje que aumenta al verse incrementada la temperatura. A una temperatura de 30ºC las maniobras de corrección del conductor aumentan un 20%, mientras que a una temperatura de 35ºC los riesgos que asumiríamos son los mismos que si superásemos los límites de alcoholemia permitidos.

Para conseguir una conducción relajada, el habitáculo debe encontrarse a una temperatura comprendida entre los 20ºC (no es beneficioso ni para nuestro cuerpo ni para el medio ambiente reducir todavía más la temperatura) y los 24ºC, debiendo ser el propio conductor quien decida cuál es la temperatura a la que más cómodo se encuentra conduciendo.

El control de la temperatura del vehículo desde el teléfono

La temperatura en el interior del vehículo es importante desde el primer momento. Si el volante quema o está demasiado frío, no vamos a ser capaces de controlarlo del mismo modo que lo hacemos cuando la temperatura de este no es demasiado alta o baja. Lo mismo sucederá si el asiento o el cambio de marchas está demasiado caliente. Es por ello por lo que los constructores de vehículos, a través de sus diferentes aplicaciones para smartphone o de otros sistemas, ponen a disposición de sus clientes un sistema que permite climatizar el interior del habitáculo de forma remota. Se trata de sistemas que hasta hace no demasiado solamente eran ofrecidos por algunas marcas, pero que en la actualidad ya están disponibles en prácticamente todas las marcas que se comercializan.

Además de los beneficios relativos al confort que se experimenta cuando al subir al vehículo la temperatura es la adecuada, existen otras ventajas. Así, tareas realmente incómodas dejarían de suponer un trabajo, como por ejemplo tener que rascar el hielo que se ha adherido a las lunas y a las ventanillas cuando la temperatura es demasiado baja. En invierno, si hacemos uso del sistema de climatización del vehículo de forma remota, el coche estará listo para calentar el habitáculo y derretir el hielo que pudiera haberse formado en los cristales cuando las temperaturas son muy bajas.

Las ventajas de la utilización del sistema de climatización remota en verano también son importantes. Dejará de ser un problema agarrar un volante que se encuentra a una temperatura demasiado elevada o maniobrar para sacar nuestro vehículo de un aparcamiento estando pendientes de que nuestra espalda no entre en contacto con el respaldo de nuestro asiento. Una adecuada climatización previa al acceso al vehículo ofrecerá una mayor sensación de confort, tanto para el conductor como para los ocupantes.

Esta función resulta especialmente importante cuando los ocupantes del vehículo son niños, no solamente en verano, cuando pueden sufrir por la elevada temperatura de su asiento si el vehículo no ha sido climatizado, sino también en invierno, puesto que bajo ningún concepto debemos sentarles en su sillita con el abrigo puesto. El exceso de ropa, y concretamente vestir un abrigo al encontrarse sentado en el interior del vehículo, resta eficacia a los sistemas de retención infantiles, que no actuarán de forma óptima en caso de colisión. El funcionamiento de los cinturones del vehículo también se ve comprometido si el usuario utiliza un abrigo, por lo que es una práctica que tampoco debe llevarse a cabo por adultos, por mucho frío que pudiera llegar a hacer en el interior del vehículo. Así pues, resultaría más que interesante climatizar el habitáculo antes de acceder al interior del coche.

La forma en la que el sistema funciona es sencilla en todas las marcas que ofrecen la posibilidad de climatización remota. Algunos fabricantes de vehículos ponen el sistema en funcionamiento después de que los usuarios descarguen su aplicación, accedan a la misma, seleccionen su vehículo tras haberlo dado de alta siguiendo las instrucciones establecidas y activen los sistemas para climatizar el vehículo. Otras marcas, por su parte, permiten el encendido de la climatización de forma remota desde el reloj, mientras que otros constructores de automóviles ofrecen esta posibilidad a través de la propia llave del vehículo.

En vehículos eléctricos e híbridos

Las aplicaciones de los constructores de vehículos tienen innumerables aplicaciones que van más allá de la activación remota de la climatización, permitiendo un control por parte del usuario de diferentes parámetros de interés. En vehículos eléctricos e híbridos estas aplicaciones permiten, por ejemplo, controlar el nivel de carga de la batería o encontrar estaciones de carga cercanas para poder proceder al repostaje. Además, en caso de producirse alguna interrupción durante el proceso de carga, que puede ser debida por ejemplo a un apagón, el usuario recibirá un aviso para que esté puntualmente informado y pueda poner remedio si es el caso.

En vehículos eléctricos, los sistemas que permiten la climatización del vehículo a distancia también pueden utilizarse durante el proceso de carga. De este modo, al utilizar la energía de la red para climatizar el vehículo, la autonomía del vehículo no se verá reducida como consecuencia de esta acción.

Conclusión

La conectividad de los vehículos permite a los fabricantes desarrollar sistemas que facilitan la vida de sus clientes. La climatización remota del habitáculo es una de las funcionalidades que mayor confort puede aportar a los usuarios del vehículo. Y sí: el confort es vital para practicar una conducción segura y eficiente.

Utilizamos cookies propias y de terceros y tecnologías similares para almacenar y administrar las preferencias del usuario, enviar publicidad adaptada al usuario, habilitar contenido y recolectar datos analíticos y de uso, así como para garantizar el correcto funcionamiento de esta web. Si continúa navegando por esta web, estará aceptando su instalación en los términos indicados en nuestra Política de privacidad ACEPTAR

Aviso de cookies