Adaptación al cambio

Somos muchos los que empezamos septiembre afrontando dos circunstancias, volvemos de unas vacaciones diferentes y también volvemos a la nueva normalidad. Esto supone el regreso a un escenario en el que los hábitos de consumo y de comportamiento de los ciudadanos han cambiado, por lo menos a corto plazo.

El cambio implica adaptarse a nuevos entornos y nuevas soluciones y esto es lo que ha sucedido en la cadena de valor del sector del automóvil. La pandemia ha acelerado cambios en los canales de venta e incluso en modelos de negocio, cabe destacar la apuesta de los concesionarios por el canal de venta online y la flexibilización y car sharing del renting, o la transición hacia la movilidad eléctrica. También han cambiado las tendencias en el seguro de autos, tanto en lo que se refiere a nuevos servicios como a nuevos perfiles de cliente. En definitiva, se ha producido una aceleración de la digitalización en las operaciones y de los modelos de relaciones con los clientes. Sin olvidar las implicaciones que el aumento del teletrabajo tiene sobre la seguridad vial, el tráfico en general y el medio ambiente.

Si hacemos balance del periodo COVID, desde el inicio del estado de alarma hasta la fecha, los estudios indican que se ha producido una recuperación del sector de la posventa, englobando los servicios de reparación y a los recambistas. Todo apunta a que son las actividades del sector que presentan mejores previsiones.

Concretamente, el interés por el uso del vehículo privado para garantizar la seguridad, junto con las operaciones de mantenimiento retenidas durante el confinamiento, la reapertura de las estaciones de ITV y la campaña prevacacional de verano han supuesto un primer soplo de aire fresco para la recuperación del sector reparador. En este sentido, en la posventa se han reactivado servicios que garanticen la máxima seguridad de clientes y empleados. Ejemplo de ello es la gran demanda que Centro Zaragoza ha tenido por parte de los talleres con la nueva marca de certificación “taller responsable frente al SARS CoV-2”, que merece ser objeto de portada y primer artículo en la sección “carrocería y pintura” de esta edición de la revista.

Asimismo, la demanda de vehículos nuevos se ha incrementado desde el anuncio del plan de ayudas del Gobierno, contando con una dotación presupuestaria de 3.750 millones de euros. Del total, 450 millones son para impulsar las ventas con dos planes de ayudas: el Plan Renove y el Plan Moves II. 

Es realmente difícil hacer previsiones, pero un dato importante es que nos encontramos en un periodo de recuperación y, aunque todavía quedan incógnitas por resolver, la parte positiva es la labor que los profesionales del sector de la automoción estamos realizando para adaptarnos al cambio. Hemos visto ejemplos de empresas y modelos de negocio innovadores que se han reinventado y han aprovechado la ocasión para ofrecer soluciones de manera eficaz.

Desde Centro Zaragoza hemos permanecido en contacto con nuestros clientes, escuchándolos y adaptándonos a sus necesidades. Y así vamos a continuar, contribuyendo al desarrollo de nuevos productos, servicios y programas de formación para el sector. En la actual situación, cada paso es siempre un gran paso, pero debemos recordar que la responsabilidad colectiva es clave para reducir o evitar una segunda ola de infecciones por SARS-CoV-2. En Centro Zaragoza somos optimistas y creemos que entre todos vamos a superar esta situación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 + 8 =

Utilizamos cookies propias y de terceros y tecnologías similares para almacenar y administrar las preferencias del usuario, enviar publicidad adaptada al usuario, habilitar contenido y recolectar datos analíticos y de uso, así como para garantizar el correcto funcionamiento de esta web. Si continúa navegando por esta web, estará aceptando su instalación en los términos indicados en nuestra Política de privacidad ACEPTAR

Aviso de cookies