Pistolas Aerográficas

El arma del pintor

La pistola aerográfica es un equipo fundamental en cualquier taller de repintado de vehículos y es el principal instrumento de trabajo de los pintores. Su función consiste en pulverizar de forma adecuada la pintura, empleándose en la aplicación de imprimaciones, algunas masillas, aparejos, base de color y barniz sobre las piezas.

El repintado de vehículos es uno de los más exigentes, en cuanto a requerimientos de igualación de color y calidad de acabado, buscando obtener un alto brillo y uniformidad en la aplicación.

La calidad de acabado obtenida tras la pulverización de pintura dependerá de varios factores: las propiedades del producto de pintura, la manera de aplicación, la pistola empleada, sus parámetros y las condiciones ambientales durante la aplicación y secado. De manera que todos estos elementos se deben controlar y deben armonizar de forma adecuada para obtener un buen acabado, siendo la pistola aerográfica una herramienta esencial para lograr el acabado óptimo.

Clasificación de las pistolas

En el mercado existen diferentes tipos de pistolas para la atomización de pintura y pueden clasificarse atendiendo a diferentes criterios.

Las pistolas aerográficas son aquellas en las que se emplea aire a presión para la pulverización de la pintura. Pero además de estas, hay otras pistolas denominadas Airless, en las que la atomización de pintura se produce sin necesidad de aportación de aire, haciendo pasar la pintura a muy alta presión por un orificio estrecho; y otra tecnología, a medio camino entre las Airless y las pistolas aerográficas, que se denominan Airmix.

Las pistolas Airless y Airmix precisan para su utilización de un equipo de alimentación de la pintura, una bomba neumática, y se emplean en el pintado industrial y de superficies como grandes estructuras, maquinaria, trenes, etc. Las ventajas de estas pistolas son la alta transferencia de pintura y la rápida velocidad de aplicación, sin embargo, la calidad de acabado es inferior a la obtenida con las pistolas aerográficas.

Las pistolas aerográficas son las que se emplean en los talleres de repintado de automóviles, necesitan de aire a presión para la atomización de las pinturas y la aplicación se realiza a presiones mucho más bajas que las Airless o Airmix.

Se pueden clasifican, según el sistema de alimentación de pintura, en:

Pistolas de succión: aquellas en las que el depósito de pintura se sitúa en la parte inferior del cuerpo de la pistola.

Pistolas de gravedad: aquellas en las que el depósito de pintura se encuentra en la parte superior del cuerpo de la pistola.

Pistolas de presión: en las que el cuerpo de la pistola está separado del depósito de pintura, siendo alimentadas por un calderín a presión o por una bomba aerográfica.

Las pistolas de gravedad son las que más se emplean, con diferencia, en el pintado de turismos. Las de succión presentan como ventaja un mayor depósito de pintura frente a las de gravedad, sin embargo, las de gravedad resultan más cómodas en la aplicación, sobre todo en superficies horizontales y se consigue aprovechar la pintura hasta el final. Además, en las pistolas de gravedad, el depósito convencional de la pistola se puede sustituir por sistemas de preparación de pintura, compuestos por un vaso graduado (que sirve también para realizar la mezcla de pintura), filtro y tapa con la conexión directa a la pistola o mediante un adaptador. Estos sistemas están disponibles en varios formatos, según capacidad y micraje del filtro, y facilitan el proceso de preparación y aplicación de la pintura, el de limpieza de la pistola y el de almacenaje del producto sobrante. Por otra parte, las pistolas de presión se emplean en el pintado de grandes superficies, como camiones o autobuses, donde se precisa un alto volumen de pintura, evitando tener que rellenar continuamente el depósito de la pistola; aunque también se emplean en estos casos las de succión y gravedad.  

Otra clasificación de las pistolas aerográficas, esta vez según el sistema de atomización o la presión de aplicación, es la siguiente:

Pistolas convencionales: las primeras en aparecer, en las que la atomización de la pintura requería presiones de trabajo de 3-4 bares, con la que se lograban buenos acabados, pero proporcionaban tasas de transferencia en torno a 35-40%. Es decir, más de la mitad de la pintura que se atomizaba, no se quedaba en el soporte, debido al efecto rebote de la pintura que generaba una gran niebla.

Pistolas HVLP: más tarde aparecieron las pistolas HVLP (“High Volume Low Pressure”; Alto Volumen Baja Presión), que supusieron un importante avance en el diseño de este tipo de herramientas, con el objetivo de adaptarse a normativas medioambientales para la reducción de la contaminación. En estas pistolas, la atomización de la pintura se consigue por el mayor volumen de aire y no por la alta presión de aire, que se reduce a tan solo 0,7 bares de presión en la salida. Esto implica una reducción de la velocidad de avance (menor desalojo de pintura gr/min), una gota más gruesa, una pulverización más suave y un abanico uniforme. La pulverización más suave consigue una mayor transferencia de la pintura al soporte, mayor del 65%, al producirse un menor rebote de la pintura, lo que supone un mayor aprovechamiento de la misma, una reducción de la niebla y, por tanto, una menor emisión de COV (Compuestos Orgánicos Volátiles). Para lograr esto, las pistolas HVLP se diseñan con pasos de aire mayores y boquillas de aire con orificios de atomización múltiples o más grandes.

En las pistolas HVLP la presión de aire en el cabezal debe ser, por normativa, de 10 psi, unos 0,7 bar, que es compensado con un mayor caudal de aire para atomizar la pintura de manera que se obtenga un buen acabado.

Las ventajas de las pistolas HVLP frente a las convencionales son:

  • Aumento en la tasa de transferencia: de un 35-40% de las convencionales a superar el 65%, pudiendo llegar a valores del 75%.
  • Más sostenibles: Menor emisión de disolventes a la atmósfera y menor consumo de pintura. Se precisa preparar menor cantidad para una misma aplicación.
  • Reducción del costo de mantenimiento de la cabina y ambiente de trabajo más saludable por la menor niebla de pulverización.

Las pistolas HVLP presentan grandes ventajas, sin embargo, hay que tener en cuenta que el modo de aplicación de la pintura es diferente, afectando tanto a la distancia de la pistola al soporte como a la velocidad de aplicación, y que el consumo de aire es mayor, lo que requiere que los talleres dispongan de compresores bien dimensionados, de suficiente potencia. Debido a su menor capacidad de succión, desaloja menor cantidad de pintura (g/min), debiendo solapar más.

Pistolas Híbridas: También se denominan “EPA”, por la normativa de la EPA (Enviromental Protection Agency, Agencia de Protección Ambiental) o, dependiendo de los fabricantes, “Compliant” referido a que cumplen dicha normativa, RP (Reduced Pressure; Presión Reducida) o Trans-Tech. Esta tecnología se desarrolló después de las HVLP, y se encuentra a medio camino entre las convencionales y las HVLP. Tienen un gran paso de aire como las pistolas HVLP, pero los cabezales de aire tienen agujeros ligeramente más pequeños. Estos agujeros más pequeños crean más presión de aire en el cabezal que permite crear una mejor atomización. Las pistolas híbridas no están limitadas a 0,7 bares en el cabezal de aire, pero aun así pueden cumplir con la mínima tasa de transferencia que marca la normativa del 65%.

Boquilla Pistola HVLP // Boquilla Pistola Híbrida

Sus principales características frente a las HVLP son:

  • Pulverizan más rápido: desalojan más cantidad de producto, presentan mayor capacidad de succión.
  • Atomizan más fino.
  • Precisan menor consumo de aire que las HVLP.
  • Su aplicación resulta sencilla: distancia y velocidad de aplicación similares a las de las convencionales.
Aplicación de pintura con Pistola Spot Repair // Aplicación de pintura con Aerógrafo

También hay disponibles en el mercado pistolas que no son ni HVLP ni híbridas, porque no cumplen con criterios o especificaciones medioambientales, y aunque actualmente consiguen tasas de transferencia mayores a los 35-40%, no llegan al 65%, por lo que, desde el punto de vista de sostenibilidad, son más recomendables el empleo de las pistolas híbridas y HVLP.

CaracterísticasConvencionalHVLPHíbridas
Presión de entrada (bar)3 – 41,8 – 22 – 2,5
Presión de salida (bar)2,5 – 3,50,71,5 – 2
Consumo de aire (l/min)250 – 300400 – 500280 – 350
Distancia de aplicación (cm)15 – 2510 – 1515 – 20
Tasa de transferencia (%)35 – 40≥ 65%≥ 65%
Comparativa características pistolas convencionales, HVLP e híbridas.

Pistolas especiales para la aplicación de pintura

Además de las pistolas aerográficas descritas, el taller también puede disponer de otras pistolas para aplicaciones específicas:

Pistola de retoques.- Se trata de pistolas aerográficas de menor tamaño diseñadas para la aplicación de pintura en superficies pequeñas, como pintado de piezas o procesos de difuminado y spot repair. Son pistolas muy ligeras y manejables, que consumen menor volumen de aire y presentan un tamaño de abanico menor, de modo que se consigue reducir la superficie de trabajo, limitando la aplicación de pintura sólo al daño y pulverizando menos pintura fuera de la pieza, reduciendo así la cantidad de pintura consumida.

Aerógrafos.- Los más pequeños de todos, se emplean en el diseño gráfico (personalización de vehículos) o para procesos tipo spot repair. Existen distintos tipos, según se pueda o no regular la relación aire/pintura, distinguiendo entre aerógrafos de acción simple y de doble acción; y según el depósito de pintura se encuentre en la parte inferior o superior, aerógrafos de succión o de gravedad. No es habitual que los talleres de reparación dispongan de esta herramienta.

Pistolas para aplicación de pinturas de secado por UV.– Pistolas de gravedad que cuentan con un depósito o taza negra para evitar la exposición de la pintura a la radiación ultravioleta. También suele contar con una tapa de plástico negro para colocar sobre el cabezal de aire. Se trata de una versión o kit especial, más que un tipo de pistola y también es posible emplear sistemas de preparación de pintura con el vaso y tapa negros.

Pistolas de gravedad con depósito presurizado.- Para la aplicación de pinturas de  alta viscosidad.

En este artículo nos hemos centrado en las pistolas para la aplicación de pinturas para el refinish o repintado del vehículo, pero en el taller también se utilizan otras pistolas de aplicación, en su mayoría neumáticas, específicas para la aplicación de otros productos como adhesivos, selladores, protectores de bajos, ceras de cavidades o antigravillas.

Deja una respuesta