Verificación de la motocicleta

Los siniestros en las motocicletas, lamentablemente, son bastante habituales, así sea una caída de la moto en parado, una caída debida al propio conductor o un accidente de la misma contra un vehículo que no la ha visto. Cuando esto sucede, es necesario realizar una correcta verificación de la motocicleta y para ello se deberán comprobar diferentes elementos de la motocicleta, destacando entre otras operaciones, la alineación de ruedas y la verificación del chasis de la motocicleta.

En la motocicleta solo dos ruedas unen al piloto con la carretera, por ello cuando existe alguna duda de que la motocicleta pueda estar dañada, es necesario realizar una verificación exhaustiva, sobre todo de la parte ciclo de la misma, que es la que hace que la motocicleta sea estable durante la conducción.

El diseño, forma y configuración de la motocicleta propicia que la verificación de los daños provocados en la misma tras un siniestro se realice de forma bastante diferente a los automóviles. En una motocicleta puede haber dos clases principales de caídas, en parado (estáticas) y en movimiento (dinámicas). Dentro de las caídas en parado también se puede diferenciar, que hayan sido provocadas por un golpe exterior (debidas a una fuerza externa) o sin golpe exterior.

Las caídas en movimiento, también pueden ser debidas o no, a una fuerza externa. Pero adicionalmente tienen el factor del arrastre por el asfalto, erosionando las piezas que hacen contacto con el suelo.

El primer aspecto a controlar en la verificación de una motocicleta siniestrada, es el aspecto exterior, una inspección visual que permita detectar en una primera evaluación, las piezas dañadas que se ven a simple vista. En ocasiones las deformaciones no se aprecian visualmente y es entonces cuando es necesario verificar diferentes componentes de la motocicleta para asegurarse que la motocicleta no ha sufrido ningún daño estructural.

Por ello, como primera comprobación se realiza la verificación de la alineación de las ruedas, para realizarla se puede utilizar un verificador mecánico o un verificador láser, que comprueban la alineación de la rueda trasera con la delantera. Para realizar esta verificación, el primer paso es comprobar que la rueda trasera esta alineada con la motocicleta. Esta comprobación es importante debido a que la transmisión secundaria por cadena, la cual incorporan la mayoría de las motocicletas, puede tener un tensado incorrecto y por consiguiente provocar una desalineación de la rueda trasera.

motos_3
Comprobación de la alineación de la rueda trasera.

En muchas ocasiones la motocicleta recibe el golpe en la parte delantera, por ello la mayor parte de los casos la rueda desalineada es la delantera. Si las ruedas están alineadas, en principio, como primer diagnostico se puede suponer que estructuralmente la motocicleta estará bien.

La primera comprobación en un siniestro de motocicleta es realizar una verificación de la alineación de las ruedas.

Si no están alineadas, eso nos da un indicio de que habrá alguna anomalía en alguno o varios de los componentes del tren delantero, como tijas, barras de suspensión, manillar o incluso el propio chasis de la motocicleta. Por ello, se seguirán verificando el resto de componentes.

La verificación de la geometría del chasis consiste en comprobar las cotas del bastidor de la motocicleta. Se puede realizar con un medidor láser o con un medidor electrónico de la geometría de la motocicleta. El chasis es el elemento estructural más importante de la motocicleta y une el tren delantero con el basculante trasero. (La rueda delantera con la trasera). En el chasis las zonas más fundamentales son el cabezal de dirección o pipa, que es la zona donde va anclado el tren delantero, y la zona del eje del basculante, que es donde va anclado el tren trasero. Con el medidor se comprueba principalmente, entre otras medidas, la distancia (altura y longitud) del eje del basculante de la motocicleta al punto inferior del eje del cabezal de dirección del chasis y el ángulo de avance, que es el ángulo que forma el eje del cabezal de dirección con la vertical.

El ángulo de avance tiene una gran influencia en la manejabilidad de la motocicleta. En general, un ángulo de avance cerrado facilita el cambio de dirección al tomar las curvas, sin embargo, es menos estable en línea recta. Por el contrario, un ángulo de avance abierto es muy estable en línea recta pero es más complicado de realizar el cambio de dirección. De hecho, por ejemplo, las motos deportivas tienen el tren delantero con un ángulo de avance cerrado, sin embargo, las motos custom tienen el tren delantero muy adelantado (inclinado) con un ángulo de avance más abierto. Por ello, tiene tanta importancia la verificación de este ángulo.

Verificación de la alineación de las ruedas.

Verificación de la desviación de una llanta.

Otro ángulo que también se debe comprobar es el ángulo de caída, que es el ángulo formado entre la vertical o eje de simetría y el eje de cabezal de dirección, visto desde la parte delantera, es decir, el ángulo entre la vertical de la rueda delantera y la vertical de la rueda trasera. Este ángulo debe ser cero.

Con el medidor de la geometría del chasis se van a obtener unas dimensiones de la motocicleta que van a permitir compararlas con las medidas originales del modelo en cuestión y de ese modo detectar si el bastidor tiene alguna deformación o no.

Otra comprobación muy importante, en caso de duda, es la verificación de la geometría del chasis mediante un medidor.

Dependiendo del tipo de deformación que presentará, sería necesario sustituir el chasis o sería posible su reparación. Por otro lado, tal y como se ha indicado anteriormente, es necesario verificar si presentan alguna deformación otras piezas fundamentales de la motocicleta.

Por ejemplo en las llantas, se verificará la desviación que presente, la desviación radial (en altura) y la desviación axial (en anchura). Para ello se coloca la llanta en un soporte en el que esté estable y que a la vez permita que gire, y con un reloj comparador se comprueban las desviaciones. Estas desviaciones deberán ser menores que los valores límite de servicio que marque el fabricante para la motocicleta que se este comprobando.

En las barras de horquilla se comprobará también que no presenten deformación. Las colisiones mas habituales son frontales, y en esos casos las barras generalmente suelen presentar deformaciones por debajo de la zona de unión con la tija inferior. Para verificarla, se coloca la barra sobre unos soportes, se va rotando y con el reloj comparador se verifica la deformación que presenta. Así mismo, se prestará atención al recubrimiento antifricción que dispone, para ver que no este dañado.

Comprobación de la deformación en una barra de horquilla del tren delantero de la motocicleta con un reloj comparador.

Respecto a las tijas, la superior y la inferior. Las tijas disponen de dos orificios simétricos en los que van anclados las barras de la horquilla. Además, la tija inferior incluye el eje del cabezal de dirección. Para verificarla se coloca sobre un mármol y mediante las galgas se comprueba la simetría de la pieza. Además, las tijas con las barras de horquilla montadas, deben posicionar a la barras de forma que queden perfectamente paralelas.

Verificación de la tija inferior en un mármol.

Otro elemento a comprobar son los discos de freno, en ellos se pueden producir deformaciones provocadas por un impacto o por la propia pinza de freno. Para comprobarlo se verifica el alabeo, colocándolo en un soporte estable y que permita girarlo y mediante un reloj comparador se detecta si presenta deformación. El alabeo del disco deberá ser menor que los valores límite de servicio que marque el fabricante.

Comprobación del alabeo en un disco de freno.

El manillar o los semimanillares, es otro elemento fundamental, que nos permite el guiado de la motocicleta. Es una pieza que se puede deformar con facilidad en caso de caída. Para ello una vez realizada la alineación de ruedas se comprueba la simetría del manillar, midiendo los extremos en cada lado con respecto a una parte fija del chasis, por ejemplo, a un reposapiés.

Otros elementos a comprobar, además del chasis y basculante, son las barras de horquilla, las tijas, el manillar, las llantas y los discos de freno entre otros

Finalmente, se revisarán los daños en piezas como carenados, tapas de motor, intermitentes, topes de dirección, topes de manillar, manetas, retrovisores, reposapiés y sus soportes, entre otras.

Comprobación del semimanillar.

En definitiva, a lo largo de este artículo hemos visto las piezas más importantes que debemos tener en cuenta a la hora de realizar una verificación de motocicleta siniestrada, teniendo en consideración la importancia de una correcta revisión, incluyendo la alineación de ruedas y en caso de duda la verificación del chasis, entre otras piezas.

 

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros y tecnologías similares para almacenar y administrar las preferencias del usuario, enviar publicidad adaptada al usuario, habilitar contenido y recolectar datos analíticos y de uso, así como para garantizar el correcto funcionamiento de esta web. Si continúa navegando por esta web, estará aceptando su instalación en los términos indicados en nuestra Política de privacidad ACEPTAR

Aviso de cookies